¿Cómo elegir la mejor agenda para ti?

10 de agosto del 2020 | en:  Organiza tu vida, Organiza tus estudios, Organízate en el trabajo.

Lee el artículo

Comprar una agenda es como comprar ropa: de nada sirve comprarte un suéter muy bonito que nunca te vas a poner porque pica, así como de nada sirve comprarte una agenda muy bonita que no vas a usar porque no te acomoda.

Desde que empecé a escribir sobre gestión de tiempo, una de las preguntas que mas recibo es: ¿Qué agenda me recomiendas?

Como a (casi) todas las preguntas que me hacen sobre gestión de tiempo, mi respuesta es: Depende.

No existe una única agenda que sea mejor para todo el mundo ni una única agenda que “te haga ser más organizada”. De hecho, te diría que tu nivel de organización no depende de la agenda que uses, sino de cómo la uses. Empezando por que tu nivel de organización no depende de una sola herramienta, sino de un conjunto de herramientas; es decir, no tiene tanto que ver con tu agenda sino con tu sistema de organización. Pero esos son temas para otro día.

Hoy me quiero enfocar en ayudarte a elegir la mejor agenda para ti.

Como te decía, elegir una agenda depende de muchos factores: tu estilo de vida, cómo y dónde planeas usarla, para qué área o áreas de tu vida la vas a usar, etc. En este artículo te explicaré a grandes rasgos los diferentes tipos de agendas que existen y cuál recomiendo para diferentes tipos de circunstancias.

Algo que haré diferente de otros artículos que he visto sobre el tema es que no voy a recomendar agendas de marcas específicas, sino tipos de marcas según su formato, tipo de uso, etc.

Los tipos de agendas:

 

Las dos categorías más generales en las que podemos dividir las agendas son digitales o de papel.

Esta es la primera decisión que tienes que tomar:

¿Prefieres usar una agenda digital o de papel?…

¿Cuáles son mejores?

Como dice Jarabe de Palo: depende, todo depende. En general, la ventaja de las aplicaciones de organización o las agendas digitales es su capacidad de sincronización en diferentes dispositivos, así como las múltiples funciones que ofrecen más allá de la organización / planeación.

Por eso siempre recomendaría las opciones digitales para el trabajo en equipo. Si quieres que múltiples personas tengan acceso a una sola agenda, la ruta digital es la opción. (Esta función no sólo aplica para el trabajo, también puedes usarla para organizarte con tu familia. Una opción digital puede suplir el calendario que tienes pegado en el refri para que toda tu familia lo vea, por ejemplo).

Otro atractivo de las opciones digitales son las diferentes funciones que una sola aplicación te ofrece. He visto aplicaciones en las que puedes llevar tu agenda personal, de trabajo, sincronizar correo, hacer listas de súper, monitorear hábitos y casi casi organizar TODA tu vida en un sólo lugar.

Si bien los botones, menús, opciones, sonidos, recordatorios, notificaciones y demás pueden resultar muy atractivos, yo he descubierto que, entre más sencilla sea una aplicación, mejor. A su vez, entre más funciones tenga, menos la uso. Actualmente tengo un sistema híbrido de organización (parte digital y parte en papel). Cuando busco aplicaciones para mí, siempre busco las menos “apantallantes”.

Si bien mi sistema de organización actual es una combinación, la verdad es que siempre he sido muy fan de las agendas de papel y, aunque menos “apantallantes” en cuanto a sus funciones de sincronización y ese tipo de cosas, también ofrecen muchos beneficios. (Empezando simplemente por el gusto que me da usarlas, que aunque parezca superficial, para nada es poca cosa).

Como siempre he usando más agendas de papel que digitales y definitivamente no me consideraría una experta en cosas tecnológicas, mi enfoque en este artículo serán las agendas de papel. Si lo que buscas son recomendaciones de aplicaciones, me temo que este artículo no podrá ayudarte, pero si lo que quieres saber es qué agenda de papel comprar (sobre todo considerando lo CARAS que pueden llegar a ser), sigue leyendo.

Elementos a considerar antes de comprar una agenda de papel.

 

1. Portabilidad: Lo primero que tienes que pensar es dónde planeas usar tu agenda y qué tanto piensas moverte con ella. ¿Planeas llevarla siempre en tu bolsa o se va a quedar en tu escritorio? Hay agendas que me encantan, pero que son muy grandes y pesadas. Ese tipo de agenda es mejor si sólo se va a quedar en el escritorio. Siempre puedes tener dos agendas: una para el escritorio y una para tu bolsa, pero eso quiere decir que tendrías que apuntar todo dos veces y, al igual que con las aplicaciones, mi regla general es “entre más simple sea tu sistema, mejor”.

2. Uso: ¿Para qué área o áreas de tu vida planeas usar tu agenda? ¿Es sólo para el trabajo, sólo para tu vida personal o para las dos? Si vas a necesitar apuntar muchas cosas, elige una con mucho espacio para escribir. Hay algunas agendas muy bonitas con muchos dibujos y colores que puede ser tentador comprar, pero generalmente esas agendas no ofrecen mucho espacio para escribir.

3. Formato: Cuando hablo del formato, me refiero específicamente al diseño interior de sus páginas. Siempre sugiero agendas que incluyan vista mensual y semanal. La vista semanal puedes encontrarla en formato horizontal (el más común), o vertical (no tan común). Ninguno es mejor que el otro, depende completamente de cómo procesas información. Yo soy 100% partidaria del formato vertical porque me ayuda a visualizar mejor mi semana, pero hay personas que prefieren el formato horizontal. La única manera de saber cuál te funciona mejor es a través del uso. Si tienes dudas de cuál es cuál, este es un ejemplo de formato vertical y este, de uno horizontal. (La vista semanal de mi kit básico de organización, que recibes gratis cuando te suscribes a mi mensaje semanal, tiene un formato vertical).

4. Temporalidad (?): No sabía muy bien cómo llamar a esta categoría, pero tiene que ver con la duración de tu agenda, su forma de medir el tiempo, etc. Algunas diferencias: puedes encontrar agendas con fechas o sin fechas; con duración de año calendario o año escolar; con duración de seis meses, doce meses y dieciocho meses, principalmente. Si eres maestra o tienes hijos en edad escolar, una agenda de calendario escolar que empiece en agosto de un año y termine en julio del siguiente tendría mucho sentido para ti, pero si no, no. (Ay, mis obviedades). Una agenda sin fechas puede durarte más tiempo y puedes empezar a usarla cuando quieras… pero vas a tener que tomarte el tiempo de rellenarla. Piensa de nuevo en el uso que le vas a dar y decide cuál es mejor para ti.

5. Comodidad de uso: ¿Ves cuando te pruebas unos pantalones y, antes de decidir si comprarlos, te paras, te sientas, te agachas y bailas un poquito en el probador para ver si te acomodan? Con tu agenda sería recomendable que hicieras lo mismo. (Bailar no, a menos que planees bailar con ella, pero sí tómala en tus manos, ábrela, ciérrala y ve qué tan cómoda es). A mí, por ejemplo, me gusta tener mi agenda abierta en mi escritorio. Por eso, el tipo de encuadernación es muy importante para mí. Hace tiempo me compré una agenda rosa hermosa. (Esta de aquí). Fui víctima de dejarme apantallar por el diseño y la compré porque se veía muy bonita, sin pensar en el uso. (Muy mal de mi parte). No sólo era de formato horizontal (que no me acomoda) y sin mucho espacio para escribir (que no me servía), sino que era de esas agendas que no se quedan abiertas. Costaba mucho trabajo mantenerla abierta para escribir en ella y no se quedaba abierta en mi escritorio, por lo que no podía consultarla con rapidez en la oficina. Me duró como tres meses antes de comprar otra.

Este es mi amable recordatorio de que no te dejes apantallar por el diseño. Comprar una agenda es como comprar ropa: de nada sirve comprarte un suéter muy bonito que nunca te vas a poner porque pica, así como de nada sirve comprarte una agenda muy bonita que no vas a usar porque no te acomoda.

ELIGE UNA AGENDA QUE TE GUSTE.

 

Sí. Priorizar la funcionalidad es importante, pero no olvides elegir una agenda que te guste. A fin de cuentas, tu agenda será tu compañera diaria y va a ser mucho más satisfactorio usarla si te hace feliz con sólo verla.

***

¡Espero que te hayan sido útiles los tips! Si tienes más dudas, déjalas en los comentarios y, si quieres ayuda más personalizada para elegir o usar una agenda, ¡agenda una asesoría individual conmigo!

Con todo el cariño del mundo,

Comparte en:

¿Te gustó este artículo? Suscríbete para recibir los artículos nuevos y contenido exclusivo.

¡Quiero suscribirme!
Comentarios:

Deja un comentario

*Los campos requeridos se marcan con asterisco. Tu mail no se mostrará en los comentarios.