Tienes que renunciar (y no me refiero a tu trabajo).

30 de abril del 2019 | en:  Gestión de tiempo centrada en ti, Tu tiempo con Mariana y la Vida

Lee el artículo

Tu problema: tienes demasiadas cosas que hacer y no te da tiempo de todo. Sientes que necesitas aprender a organizarte para poder “acomodar” todas tus actividades y que el tiempo te alcance para más cosas.

La solución: en este artículo te voy a explicar por qué la solución de raíz no es aprender a acomodar tus actividades, sino atreverte a renunciar. (Y no me refiero a tu trabajo).

(No necesariamente).


Las personas que parecen tener todo lo que quieren, son las personas que tienen claridad sobre las cosas a las que están dispuestas a renunciar”. Penelope Trunk

Esto es algo que ya te he dicho antes, pero me choca poner maletas. Cuando tengo que viajar, siempre dejo para el final poner mi maleta. Pospongo ese pendiente lo más que puedo.

Una de las razones por las que me choca es que nunca sé qué ropa llevarme. Me estresa mucho pensar qué ropa llevarme de acuerdo al clima del lugar dónde voy. Mi etapa de múltiples neumonías en el hospital, me dejó con un miedo irracional a enfermarme de gripa. (En mi mente, equivicarme de ropa en mi maleta y enfermarme de gripa, están directamente relacionadas.

Como nunca sé qué llevar, acabo llevando demasiadas cosas “por si las dudas”.

Uno de los efectos de llevar demasiadas cosas es que la maleta nunca se mantiene ordenada. Basta con sacar una pijama o cualquier outfit, para que la maleta que pasé horas ordenando cuidadosamente, se desordene por completo.

Algo que he aprendido es que, entre menos cosas lleve en la maleta, más fácil me es mantenerla ordenada. Me pasa lo mismo con mi clóset, o con cualquier cajón de mi escritorio. No importa cuantas veces los ordene o qué tan bien los ordene, si tienen muchas cosas, se desordenan a la menor provocación.

Por regla general: entre menos cosas haya en un espacio, más fácil es mantenerlo ordenado.

La misma regla aplica para tu agenda:

Entre menos cosas tengas que hacer, más fácil es mantenerla ordenada.

Por eso, cuando me preguntan si les puedo dar un tip para organizar su tiempo, siempre les digo que el mejor tip de organización es darse cuenta de que no pueden hacerlo todo. 

Pero por alguna razón, nuestro cerebro no registra ese importante principio como un “tip de organización”.

Queremos hacerlo todo. (Y queremos un tip que nos permita hacerlo todo).

Pero ¿sabes qué?

Ese tip no existe.

¿Sabes por qué?

Porque no puedes hacerlo todo.

Siempre que eliges un camino, renuncias a otro. Si no estas dispuesta a renunciar, no puedes avanzar. ¡Twitéalo!

Hace unos meses, di una conferencia virtual titulada El mito de las 24 horas. Durante la conferencia, expliqué el principio del “no se puede todo”. Si me has seguido o leído mi blog desde hace tiempo, sabes que es mi tema favorito.

Acabando la conferencia, una de las asistentes me hizo el siguiente comentario:

“Mariana, entiendo por qué dices que no se puede todo. Entiendo que es importante para mantenerme organizada, pero es que no quiero renunciar a nada”.

Nuestro principal problema  de organización se encuentra ahí: en que no queremos renunciara nada.

Nos da mucho miedo renunciar a cosas, pero la vida se construye a base de decisiones y decidir siempre implica una renuncia.

Siempre que eliges un camino, renuncias a otro. Si no estas dispuesta a renunciar, no puedes avanzar.

Puedes intentar hacerlo todo, pero no puedes alcanzar la realización en todo. ¡Twitéalo!

Yo, por ejemplo, siempre he querido estudiar una maestría.

Todos mis tíos estudiaron maestrías en el extranjero y yo tenía ganas de hacer lo mismo. Además,  crecí con Gilmore Girls, por lo que siempre quise vivir una experiencia universitaria como la de Rory Gilmore.

Hacer una maestría en el extranjero es un sueño que he tenido desde niña. También es un sueño al que apenas me di cuenta de que debo renunciar, por más que lo quiera.

No porque no me sea posible hacerlo, sino porque he decidido emprender un negocio y ese es el camino que he elegido. La mejor manera en la que puedo explicarlo es un dicho que siempre dice mi mamá:

“Quien a dos amos sirve, a uno le queda mal”.

Si persiguiera ambos sueños al mismo tiempo, probablemente vería los blogs de las emprendedoras que admiro y me preguntaría: “¿por qué no puedo tener un blog como el de ellas?”

La respuesta sería: “Porque no estuviste dispuesta a renunciar a nada más para enfocarte en tu blog”.

Puedes intentar hacerlo todo, pero no puedes alcanzar la realización en todo. Lo más probable es que todo lo hagas a medias”. No porque no puedas dar más, sino porque no tienes tiempo (ni energía) para dar más.

Suena lógico, ¿no

… y de todos modos nos cuesta trabajo aceptarlo.

Imagina que vas a la tienda a comprarte un snack, pero sólo llevas $10 en tu bolsa.

Llegas a la tienda y quieres comprarte unas papas, unas galletas y un refresco, pero con tus $10 no te alcanza para las tres cosas.

Llegas a pagar a la caja y le dices a la persona que atiende lo mismo que la asistente a mi conferencia virtual me dijo a mí:

“Disculpe, ya sé que no traigo suficiente dinero y entiendo que no me alcanza para todo, pero no quiero renunciar a nada”.

No suena lógico, ¿verdad? Hasta risa da de pensarlo.

¿Por qué piensas que tu tiempo sí te va a alcanzar para más cuando sabes que lógicamente no es posible?

Está increíble que quieras hacer una maestría, emprender un negocio, aprender un idioma, estudiar una segunda carrera, meditar, tomar clases de yoga y empezar una familia. Pero sólo traes $10 en tu bolsa y no te alcanza para todo.

Qué más quisiera que decirte que puedes hacerlo todo, pero no puedes. 

(Nadie puede).

¿Cuál de todas esas cosas que quieres vas a elegir?

Pero más importante, ¿a cuáles vas a renunciar?

La próxima vez que te esté costando trabajo renunciar, acuérdate de los $10 que tienes en tu bolsa y pregúntate: ¿para qué me alcanza?

Yo sé que se te antoja todo, pero siempre hay algo que se te antoja más que lo demás. 

Entre menos cosas tengas que hacer, más organizada se va a mantener tu agenda… y más plena te vas a sentir tú.

Renunciar a lo que no quieres tanto, es el mejor tip de organización que te puedo dar.

Con todo el cariño del mundo,

 

Comparte en:

¿Te gustó este artículo? Suscríbete para recibir los artículos nuevos y contenido exclusivo.

¡Quiero suscribirme!
Comentarios:

Deja un comentario

*Los campos requeridos se marcan con asterisco. Tu mail no se mostrará en los comentarios.