¿Cómo cumplir tus metas cuando te falta disciplina?

24 de junio del 2020 | en:  Organiza tu vida, Organiza tus estudios, Organízate en el trabajo.

Lee el artículo

Tiempo de lectura: 6 a 9 minutos.

 


Aceptar que tú eres tú es el primer paso, porque te permitirá encontrar estrategias que te ayuden, en lugar de perder tu tiempo en la imposible tarea de ser alguien que no eres.

Una de las ideas más equivocadas que la mayoría de las personas tiene sobre mí, es que soy muy disciplinada.

No lo soy.

(En serio).

Supongo que tienen esa idea porque siempre sacaba buenas calificaciones y porque siempre cumplo con entregas y tareas en la fecha acordada. (En la escuela, en el trabajo y en todos lados).

Pero eso más bien se debe a que soy muy ”cumplida”. (Que no necesariamente es sinónimo de “disciplinada”).

No soy un diccionario, entonces puede ser que su definición difiera de la mía, pero para mí, la diferencia es la siguiente:

  • Una persona disciplinada es constante con el progreso de su trabajo y cumple sus propios planes como fueron originalmente creados. Un ejemplo sería un estudiante que avanza en su proyecto final poco a poco, todos los días en las tardes (de acuerdo a su plan).
  • Una persona ”cumplida”, pero no disciplinada, es poco constante, procrastina y frecuentemente rompe sus propios planes, pero no deja que eso interfiera con sus compromisos. Un ejemplo sería un estudiante que hace un calendario de avances para hacer su proyecto final poco a poco sin que le “agarren las prisas al final”, pero luego procrastina, procrastina y procrastina, de modo que tiene que terminar su trabajo una noche antes de la entrega. Noche en la que probablemente se desvelará para terminarlo, porque si bien no es disciplinada, es muy ”cumplida”, por lo que no entregar el trabajo, entregarlo incompleto, o tarde sería impensable.

Léanlo bien:

IM-PEN-SA-BLE.

Probablemente ya lo adivinaron, pero siempre fui la estudiante del segundo ejemplo. (Aunque ahora que leo la descripción que escribí, me da un poco de pena admitirlo).

Con el tiempo he tenido que aprender a ser más disciplinada, sobre todo porque mis tumores, quistes y demás, me han obligado a bajar el ritmo y a evitar mis soluciones poco saludables para cumplir sin disciplina. Léase: mis desveladas.

Porque ya lo viví y sé que es posible, hoy quiero compartirles la principal manera en la que he logrado cumplir lo que me propongo, aún sin ser “naturalmente” disciplinada.

Lo primero primerísimo es que tienes que darte cuenta de que NO ESTÁS MAL. Todos somos diferentes, hay personas muy disciplinadas, poco disciplinada y nada disciplinadas. Son diferencias y ya está. No significan nada y no hacen a ninguna persona mejor que otra.

Aceptar que tú eres tú es el primer paso, porque te permitirá encontrar estrategias que te ayuden, en lugar de perder tu tiempo en la imposible tarea de ser alguien que no eres.

Lo cual me lleva a uno de los recursos que más me han ayudado en este tema: la teoría de las cuatro tendencias de Gretchen Rubin.

No te aburriré con toda la teoría, pero básicamente de lo que se trata es de que identifiques tu tendencia de comportamiento hacia el cumplimiento de hábitos. (Que son una parte esencial para cumplir metas).

Gretchen Rubin define cuatro tendencias, pero sólo voy a compartir las primeras dos, que son la clave para explicarles la recomendación de hoy. He visto muchas traducciones al español diferentes, entonces les compartiré los nombres originales en inglés.

  1. Upholders: Son las personas a las que se les facilita cumplir compromisos tanto internos, como externos. En términos coloquiales, no necesitan que nadie las corretee para cumplir.
  2. Obligers: Son las personas a las que se les dificulta cumplir compromisos internos. Les es mucho más fácil cumplir algo que alguien les pidió, que una meta personal. En términos coloquiales, funcionan mejor cuando alguien las corretea.

Si se basan en los primeros ejemplos que compartí, pueden deducir que me identifico como obliger. Siempre me fue mucho más fácil cumplir tareas para la escuela o el trabajo, que metas mías. Cuando no hay una maestra, maestro o cualquier otra persona esperando algo de mí, me cuesta mucho más trabajo cumplir. Por eso llevo diez años escribiendo mi libro, pero nunca me falla mandar un Mensaje Semanal.

El mejor amigo de las obligers es el concepto de accountability, que se traduciría algo así como “rendición de cuentas”.

Como su nombre lo indica, en términos de desarrollo personal, la rendición de cuentas significa que existe alguien a quien le tienes que rendir cuentas del cumplimiento de tus metas. Cuando eres estudiante, por ejemplo, tus maestras y maestros son a quienes les “rindes cuentas” cuando les entregas una tarea.

–> ¿Cómo aplicar el accountability o rendición de cuentas para cumplir metas?

Existen diferentes maneras de hacerlo, a continuación describiré algunas, junto con ejemplos de cómo las he usado y qué meta me han ayudado a cumplir:

  • Hacer un anuncio público: Esta es muy efectiva porque sientes la presión de muchas personas. Puede ser que en una comida familiar anuncies que vas a correr un maratón, o en redes sociales anuncies que vas a empezar un blog. (Eso fue lo que yo hice).Mi ejemplo: El primer blog constante que tuve, el que eventualmente se convirtió en Mariana y la Vida, fue un proyecto que anuncié en Facebook. Publiqué que iba a subir un artículo nuevo cada lunes y, como buena obliger que soy, la presión de ese anuncio público me hizo cumplir y escribir todos los lunes durante más de un año. Ahora es todos los miércoles en el Mensaje Semanal.
  • Trabajar en tu meta junto con una amiga o amigo (accountability buddy): El ejemplo más común es ponerse de acuerdo para hacer ejercicio juntas, ya sea que salgan a correr, vayan al gimnasio o tomen la misma clase. La idea es que, aunque te dé mucha flojera, si sabes que tu amiga te va a estar esperando, no faltarás al gimnasio.Mi ejemplo: Desde hace varios años he tenido ganas de implementar el método del armario cápsula, pero como no era “tarea”, no lo había hecho. (Hasta me compré un libro sobre el tema que se quedó literalmente años sin leer en mi librero). Durante la cuarentena, una amiga y yo hemos estado trabajando nuestra reforma de armario juntas, a distancia. Durante la semana, cada quien trabaja en su guardarropa, y todos los viernes hacemos una videollamada en la que nos reportamos nuestro progreso. En cuestión de semanas, por fin logré completar el proyecto personal que tenía años “guardado en mi librero”.
  • Buscar la ayuda de un profesional en el área que buscas: Aquí depende del tema de tu meta, pero esencialmente se trata de contratar un profesional que coachee tu proceso. Con esta técnica hay dos presiones de por medio: la figura de autoridad a quien le tienes que rendir cuentas y la económica. (Al ser una o un profesional en el área, probablemente implique pagar por sus servicios). Algunos ejemplos son contratar un entrenador personal que dé seguimiento a tu ejercicio, una nutrióloga o nutriólogo que te ayude con tus hábitos alimenticios o inscribirte a una clase en lugar de intentar aprender algo nuevo tú sola.Mi ejemplo: Esto no fue intencionalmente como método de accountability, pero el periodo de mi vida cuando más constante he sido con el ejercicio, fue cuando tenía sesiones semanales en el gimnasio con mi fisioterapeuta, después de mi primera cirugía.
  • ¡Estrategia bonus!: Inscribirte a mi programa de accountability: Hace unos meses me escribió una alumna de mi curso Tiempo para ti, para decirme que necesitaba una accountability buddy. Su iniciativa me inspiró a crear un programa de accountability en el que ayudo a quienes se inscriben a cumplir una de sus metas, a través del monitoreo a distancia (y muchas porras virtuales). El programa piloto estuvo increíble y las participantes lograron cosas muy diferentes: ¡desde un hábito de organización en casa, hasta la creación de un blog diario en instagram! —> El programa dura 30 días y solo tengo 5 lugares por mes. A una semana de empezar junio, ¡es el momento ideal para inscribirte!

 

El programa de accountability es un programa de acompañamiento 1-a-1 de monitoreo de metas. Tú eliges una meta o hábito que quieres cumplir y yo le doy el seguimiento para ayudarte a obtener un resultado positivo.

–> ¿En qué consiste?

Duración: 30 días a partir de la sesión de inicio (videollamada breve).

Logística: Durante el curso de los 30 días tendríamos 4 videollamadas, que se dividen de la siguiente manera:

Llamada 1: Antes de empezar los 30 días. En la primera sesión definiríamos la meta a monitorear y la frecuencia que quieres lograr. Por ejemplo: 30 minutos de ejercicio 4 veces a la semana.

Llamada 2: Después de 10 días, para seguimiento.

Llamada 3: Después de 20 días, para seguimiento.

Llamada 4: Después de terminar los 30 días, para rebotar conclusiones y ver qué sigue para ti.

Lo que tú harías: enviarme tus evidencias diarias (o correspondientes a la frecuencia definida). Por ejemplo: selfie haciendo ejercicio cuatro días de la semana. (Esto es sólo un ejemplo, la evidencia la definiremos durante la primera llamada).

Lo que yo haría: Llevar un tracker de tu progreso, (el cual es virtual y compartido, para que puedas consultar tu progreso cuando quieras). Darte tips o apoyo durante las 4 llamadas o videollamadas, así como resolver dudas a lo largo del proceso.

Sólo se monitorea una meta durante el periodo de 30 días. Si no estás segura de la meta específica, puedo ayudarte a definirla durante la primera sesión.

Medio de comunicación para las llamadas y/o el envío de evidencias: mail, instagram, zoom o WhatsApp.

Limitado a 5 lugares por mes. 

¿Cómo ves? Obviamente yo creo que mi programa está padrísimo y vale mucho la pena, ¡pero no necesitas mi programa para poner en práctica la estrategia de accountability! Puedes aplicar cualquiera de las estrategias que compartí 🙂

Cuéntame en los comentarios: ¿Con qué tendencia te identifica más? ¿Upholder u obliger? ¿Has usado la estrategia de rendición de cuentas?

Con todo el cariño del mundo,

Etiquetas: , , , , ,

Comparte en:

¿Te gustó este artículo? Suscríbete para recibir los artículos nuevos y contenido exclusivo.

¡Quiero suscribirme!
Comentarios:

Deja un comentario

*Los campos requeridos se marcan con asterisco. Tu mail no se mostrará en los comentarios.