¿Cómo hacer más cosas en menos tiempo? (No es lo que piensas).

18 de junio del 2019 | en:  Gestión de tiempo centrada en ti, Gestiona tu energía

Lee el artículo

Tu problema: A veces sientes que las cosas que podrían tomarte quince minutos, te toman una hora; o que las que te podrían tomar una hora, te toman tres. Por eso en lugar de hacer todas las cosas que podrías hacer, haces menos.

La solución: Aunque suene contradictorio, para poder lograr más cosas en menos tiempo, tienes que dedicar más tiempo a los momentos de recarga. En este artículo te explico cuáles son.

———–

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día. No sé si sea la más importante, pero yo definitivamente no puedo funcionar si no desayuno.

Me muevo más lento que de costumbre, no tengo fuerza para hacer tareas sencillas como tender la cama, me mareo al punto de no poder caminar distancias muy largas, mi vista se nubla y me da tanta hambre que hasta siento náuseas, etc.

El efecto es inmediato: apenas abro los ojos y me siento en la orilla de mi cama, me empiezo a sentir súper mal. Mi cuerpo lo sabe: necesita gasolina para funcionar.

(Si me has leído desde hace un tiempo, sabes que tengo disfagia, por lo que me alimento por medio de una sonda en mi estómago. Pero es igual, de todos modos me pasa lo mismo en las mañanas).

Sin gestión de energía no hay gestión de tiempo, así de sencillo. ¡Twitéalo!

Si te estás preguntando en qué se relaciona desayunar con gestionar tu tiempo, es en que cuidar tu energía es absolutamente necesario para un óptimo uso de tu tiempo.

Si ya tomaste mi curso Tiempo para Ti o has tomado un taller o una asesoría individual conmigo, sabes que sin gestión de energía no hay gestión de tiempo, así de sencillo. 

La energía física es el primer tipo de energía a gestionar; tener una alimentación adecuada es una de las principales maneras de cuidarla.

Hace unas semanas, mi familia y yo fuimos a Nueva Jersey a la graduación de mi hermana de su maestría.

La primera mañana durante nuestra estancia, teníamos que estar listos desde temprano para uno de los eventos que iba a haber en la universidad. Como me tenía que bañar, arreglar y estar lista a tiempo, hice lo más lógico que me vino a la mente:

Ignorar mis propios consejos.

En lugar de gestionar adecuadamente mi energía, decidí brincarme el desayuno para, según yo, “ahorrar tiempo” y estar lista desde temprano.

Claro que no desayunar salió contraproducente, porque como te había platicado, una de las consecuencias de cuando no desayuno, es que me muevo más lento que de costumbre.

Sin la gasolina (energía) que me aporta el desayuno, me tardé años en arreglarme. Estuve lista a tiempo, pero estuve lista JUSTO a tiempo, y eso siempre me pone de malas.

(Prefiero tener un poco de tiempo antes de tener que salir de la casa, para evitarme el tener que salir corriendo).

Si me hubiera tomado 15 minutos para comer, hubiera estado lista mucho más rápido.

Al día siguiente teníamos que estar listos mucho más temprano. Me desperté a la misma hora y estuve lista mucho antes, porque antes de bañarme, me tomé tiempo para desayunar.

Son precisamente esos momentos de recarga los que nos dan la energía necesaria para adelantar los pendientes que tenemos que hacer. ¡Twitéalo!

Muchas veces hacemos lo mismo que hice yo ese día:

Con la intención de “no perder” nada de tiempo, dejamos de comer, dormir, o darnos momentos de descanso. Preferimos ocupar esos valiosos minutos en “adelantar” trabajo o algún pendiente.

El problema es que son precisamente esos momentos de recarga los que nos dan la energía necesaria para adelantar los pendientes que tenemos que hacer.

Cuando se está bajando la batería se nuestro celular, buscamos a como dé lugar un contacto donde poder cargarlo. Nos tomamos incluso varios minutos para ponerlo a cargar, porque no podemos vivir con nuestro celular en batería baja.

¿Por qué no hacemos lo mismo para nosotras?

Si no esperas que tu celular funcione sin batería, ¿por qué sí lo esperas de tu cuerpo? ¡Twitéalo!

Cosas como comer, dormir, darnos un break o hacer una pausa, son el equivalente de cargar nuestra pila… pero por alguna razón las consideramos una “pérdida de tiempo”.

Lo chistoso es que evitar esos momentos de recarga, que evitamos para “no perder tiempo”, a la larga hace que lo perdamos más.

Como yo ese día que no desayuné y me tardé el doble en estar lista.

Si quieres poder hacer más cosas en menos tiempo, incorpora más momentos de recarga a tu día:

  • Desayuna, come, cena y haz snacks saludables.
  • Date breaks de la manera en la que tú mejor descanses: toma unos minutos para cerrar los ojos, escuchar una canción, meditar, hacer estiramientos o platicar con un ser querido.
  • Respeta tus 7 u 8 horas de sueño y toma power naps.
  • Sal un rato de la oficina o de tu casa para que te dé el aire o el sol.

Si no esperas que tu celular funcione sin batería, ¿por qué sí lo esperas de tu cuerpo?

–> ¿Quieres aprender a organizarte mejor para tener el tiempo de incluir momentos de recarga en tu día? ¡Toma una asesoría individual de gestión de tiempo conmigo!

 

Con todo el cariño del mundo,

Comparte en:

¿Te gustó este artículo? Suscríbete para recibir los artículos nuevos y contenido exclusivo.

¡Quiero suscribirme!
Comentarios:

Deja un comentario

*Los campos requeridos se marcan con asterisco. Tu mail no se mostrará en los comentarios.