“¿Dónde encuentras la motivación para salir adelante (de un momento difícil)?”

9 de diciembre del 2019 | en:  Acepta / Deja ir, Ama la vida

Lee el artículo

Dicen que el 2019 fue un terrible año para todos. (Bueno, es un comentario que he leído mucho en Internet).

Y pues, puede ser que tengan razón…

A mí, por ejemplo, este año me hicieron tres cirugías y me detectaron cáncer. 

– En mayo me hicieron una radiocirugía para tres tumores que tengo en el cerebro. (En total tengo más de tres). Como es con radiación, no todo mundo lo cuenta como una cirugía, pero el nombre mismo lo dice: radiocirugía. 

– En agosto me operaron del riñón. Esa sí fue “cirugía cirugía”, con cicatrices en la panza para demostrarlo y todo. Me quitaron la mitad del riñón izquierdo, que tenía un tumorsote canceroso. (Ese es el cáncer que me detectaron). (Por si eres fan de consultar a Doctor Google, el tipo de cáncer se llama Furhman 2). (Puedes gugulearlo si quieres. Si te soy honesta, yo lo guguleé y no entendí nada).

– En noviembre me operaron el cerebro para tratar un quiste que se formó junto a uno de los tumores que tengo. Esa también fue “cirugía cirugía”, con cicatriz para demostrarlo. De hecho, mi cicatriz no es la única evidencia de la cirugía, también tengo una foto de cuando todavía tenía las grapas. (Porque la cabeza la cierran con grapas, no con puntos). No voy a subir la foto porque a lo mejor te dan ansias (a mí me dan muchas ansias), y me choca cuando suben fotos que dan ansias a internet sin ningún tipo de advertencia.

No sabes cuántos sustos me he llevado cuando suben fotos de arañas a facebook, por ejemplo.

Plis no subas fotos de arañas a facebook, que me dejas así:

Por si tres cirugías y cáncer te parecieran poco, cuando regresé de mi operación del quiste tuve un pequeño percance: SE ME SALIÓ MI SONDA DEL ESTÓMAGO, CON LA QUE ME ALIMENTO. Se atoró en la silla donde me estaba bañando y… ¡plop!… se salió.

También me quedé así:

Tuve que ir esa noche a urgencias para que me pusieran una sonda provisional y ahora me la van a tener que cambiar. (Otro procedimiento médico que tengo pendiente antes de que se acabe este año). Te dije que había tenido un terrible 2019.

O no.

Y digo que no, porque la verdad es que con todo y eso, considero que el 2019 fue un muy buen año 🙂

A principios de año, por ejemplo, viajé con una de mis mejores amigas a la boda de otra de mis mejores amigas. Nos la pasamos muy bien 🙂 El fin de semana pasado, otra de mis mejores amigas me dijo que va a tener a su primer bebé 🙂

Y así como esos recuerdos, tengo muchos otros que hacen que mi balance del 2019 sea uno muy feliz. (Con todo y las cirugías).

No quiere decir que no me enoje o me frustre con esos cambios, simplemente que desde que me operaron por primera vez, me volví “una experta” en este asunto de ver el lado bueno de la vida.  

Este año, la conferencia que más tuve el gusto de dar se llama “Narrativa de vida”.

En ella platico que me fue muy bien después de mi primera cirugía (en el 2009), pero en realidad los hechos son los siguientes:

  • La cirugía se complicó más de lo esperado y, a la semana, me dio un paro cardiorrespiratorio.
  • En lugar de la semana que me había dicho el doctor, estuve internada 6 semanas en el hospital y cuatro meses en un centro de rehabilitación.
  • Perdí mi capacidad de deglutir y ahora me alimento por medio de una sonda en mi estómago.
  • Perdí la vista del ojo derecho, la sensibilidad en la palma de mis manos y un alto porcentaje del oído derecho.
  • Podría seguir, pero el objetivo de este correo no es enumerarte las secuelas de aquella primera cirugía. Pero lo importante es que aunque esos sean los hechos, de todos modos sigo pensando que me fue muy bien.

Sólo de pensar que a raíz de toda esa experiencia creé Mariana y la Vida, me doy cuenta de que no tengo quejas sobre mi vida. (Y eso que puedo ser, como decimos acá en México, muy quejuchis).

Mucha gente se pregunta cómo le hago para “mantenerme positiva” en medio de todos mis problemas de salud. De hecho, la pregunta que más me hacen después de mis conferencias es:

¿Dónde encontraste la motivación para salir adelante?

No te voy a decir la respuesta en este artículo porque no te quiero spoilear el final de la conferencia 😉 lo que sí te puedo decir es que en mi kit digital 12 días de motivación, puedes encontrar 12 lugares en los que encuentro motivación para ver el lado bueno de la vida. (Y donde tú también podrás encontrarla).

Es un producto del que estoy muy orgullosa. No lo digo porque lo hice yo, pero la verdad es que me quedó bien padrísimo 🙂

A través de doce breves textos y 12 ejercicios, experimentarás conmigo el lado bueno de la vida y aprenderás a verlo hasta en los detalles más pequeños. 

(Al menos con esa intención creé el kit). 

–> Si te interesa -no te vas a arrepentir-, puedes checar toda la información aquí abajo:

12 días de motivación: ¡Aprende a ver el lado bueno de la vida y recupera las ganas de salir adelante! 

Comparte en:

¿Te gustó este artículo? Suscríbete para recibir los artículos nuevos y contenido exclusivo.

¡Quiero suscribirme!
Comentarios:
  1. Ana Cristina dice:

    Eres toda una guerrera, Mariana, me inspira, soy una persona con muchos defectos, uno de ellos es, que me quejo mucho, sin embargo, después que ya no había contrato en la sep, tuve dos propuestas en dos colegios, en el primero pues me pagaban que el otro, seguro social, pero estaba bajo contrato de un año, en el segundo no tenía ninguno de los beneficios, pero no tendía contrato, alcanzó que opté por el segundo, me dan un horario pesado y el sueldo de un afamador, ( solo porque la escuela esta empezando la explosión de nivel primaria) pasa el tiempo y me seguía quejando, voy a cumplir 3 meses de estar ahí, pero a los 2 meses me di cuenta, que tengo un trabajo de maestra, recibo un sueldo, poco pero recibo, mi motivación son mis padres, el poder comprarle algo a mi mamá, llevarla a comer, quizá sea lo que me motiva cada día. Ánimo Mariana, he conocido y he podido ayudar a personas como tú y para mi es muy hermoso, porque a veces voy a sus casas a leer la Biblia o dibujarle una sonrisa. Dios te bendiga .

    1. Mariana López González dice:

      ¡Muchas gracias por compartir Ana! Así es 🙂 todas y todos tenemos pequeñas motivaciones, que no tienen que ser grandes para ser significativas. ¡Te mando un fuerte abrazo y nos seguimos leyendo! 🙂 Qué gusto que también puedas ayudar a otros 🙂

Deja un comentario

*Los campos requeridos se marcan con asterisco. Tu mail no se mostrará en los comentarios.