¿Cómo dejar de vivir tu vida en automático?

28 de enero del 2020 | en:  Organiza tu vida, Vida en general

Lee el artículo

“- Boris, ¿qué te pasa? –

– ¡Me voy a morir! –

– ¿Quieres que llame una ambulancia? –

– ¡No! ¡No me voy a morir ahorita, pero eventualmente! -“

De la película Whatever Works, 2009.

“La vida es corta”.

Es una frase que se escucha todo el tiempo, pero, ¿de verdad la vida es corta? Porque hay veces que se siente como si el tiempo fuera eterno: cuando estás en la fila del banco, en una junta muy aburrida o en una fiesta de la que ya te quieres ir, por ejemplo.

Como todas las cosas (y como dice la canción):

Depende, todo depende. (No por seguir siendo cliché, pero sí, depende del cristal con que se mire).

Si lo pienso en función de la historia de la Tierra, entonces sí, supongo que puedo decir que nuestra vida es corta. ¿Sabías que si la vida de la Tierra (4,500 millones de años) fuera representada en una escala de 24 horas, toda la historia de la humanidad habría transcurrido durante última fracción de segundo antes de la media noche?

Y no nada más funciona viendo hacia el pasado. En su libro Conciencia del tiempo, la geóloga Marcia Bjornerud explica cómo, dentro de 2 mil millones de años aproximadamente, el Sol tendrá un nivel de luminosidad que tendrá una variedad de consecuencias desastrosas para la Tierra. (Entre ellas la evaporación de TODA el agua del planeta).

Si comparamos los 4,500 millones de años que el planeta tiene de vida y los al menos 2 mil millones de años que todavía tiene por delante, el promedio de vida de 80 años de un ser humano suena a nada, ¿verdad?

Estoy dando por hecho que cuando se evaporen todos los océanos es cuando por fin va a morir nuestro planeta (A menos que nos lo acabemos antes con el cambio climático).

“Todos nos vamos a morir”.

Otra frase que se escucha todo el tiempo.

Esa sí no depende de ningún cristal ni de cómo se mire, es un hecho que todos nos vamos a morir.

Tú, yo, tu familia, tus amigos… todos.

(Perdón, la intención de este blog no es matar tu ánimo 😛 )

El asunto es que sí, todos nos vamos a morir, lo cual quiere decir que nuestra vida no sólo es corta, sino finita. (O sea, que se va a acabar).

Que nuestra vida sea finita es una verdad que todas y todos sabemos, pero que lo sepamos no quiere decir que lo comprendemos.

Incluso después de haber pasado varias situaciones complicadas de salud, no alcanzo a comprenderlo del todo.

Si bien creo que es incluso sano conservar un poco de misterio alrededor del fin de nuestra vida, también creo muy importante comprender que sí, nuestra vida va a terminar algún día. 

No con ánimos de morbo (parece ser que hablar sobre la muerte ha adquirido la fama de ser algo morboso), sino porque saber que tu vida se va a acabar, hace mucho más fácil llenarla de sentido.

¿Cómo puedes, entonces, comprender que tu vida se va a acabar?

A mí me queda claro que la vida se acaba cada vez que voy a entrar a un quirófano a que me hagan cirugía, pero como no necesariamente vas a entrar a quirófano algún día (espero que no), te comparto un ejercicio que me encontré recientemente.

Como sabes, me encanta navegar por internet. (Que es una manera elegante de decir que me encanta perder el tiempo haciendo click en diferentes links que me encuentro).

En una de mis “navegaciones” recientes, me encontré un blog en el que, en su artículo Your life in weeks, muestra gráficamente la duración promedio de la vida de un ser humano, de un modo en que nunca lo había visto.

Tomando un promedio de vida estimado de 80 años y representándolo en semanas, tu vida se vería más o menos así:

Diseño adaptado del esquema del blog Wait But Why.

 

El ejercicio se pone interesante cuando coloreas los “circulitos”, o sea, las semanas, que has vivido. Eso te da un referencia visual de “la duración restante” aproximada de tu vida.

Así, por ejemplo, se vería la vida de una persona de 40 años:

A lo mejor piensas que estoy loca por pensar que un ejercicio así es interesante. A lo mejor piensas que más bien es deprimente o has adoptado la creencia de que, en efecto, pensar en la muerte tiene algo que ver con el morbo. La realidad es que pensar en la muerte es un elemento clave para organizar tu vida.

–> ¿Por qué?

Porque no puedes organizar tu tiempo si no sabes qué quieres hacer con él.

Muchas veces acabas llenando tu vida de cosas que haces “por inercia”, porque de algún modo, el camino que elegiste te llevó hasta un punto y luego simplemente dejaste de decidir; dejaste que el camino te llevara a donde sea. Así es como acabas viviendo tu vida en automático.

En cambio, cuando te enfrentas a la realidad de los “circulitos” que le quedan a tu vida, sientes la necesidad de vivirla con más propósito. Empiezas a  preguntarte: ¿Cómo quiero pasar los “circulitos” que le quedan a mi vida? La respuesta a esa pregunta nunca es “en automático”.

–> Hazte la pregunta entonces y platícame:

–> ¿Cómo quieres pasar los “circulitos” que le quedan a tu vida?… Si colorearas tu esquema con eventos importantes en tu vida, ¿estarías satisfecha o satisfecho con cómo has vivido hasta la fecha?

Con todo el cariño del mundo,

*Haz click aquí para descargar una versión imprimible del esquema para hacer tu ejercicio.

Comparte en:

¿Te gustó este artículo? Suscríbete para recibir los artículos nuevos y contenido exclusivo.

¡Quiero suscribirme!
Comentarios:

Deja un comentario

*Los campos requeridos se marcan con asterisco. Tu mail no se mostrará en los comentarios.