10 cosas que me han servido para organizarme (y 5 que no).

13 de marzo del 2019 | en:  Gestión de tiempo centrada en ti, Mi vida imperfecta

Lee el artículo
Para vivir la vida que quieres, tienes que organizarte alrededor de la vida que tienes. ¡Twitéalo!

El ciberespacio, la blogósfera, el twitterverso (o sea el internet, pues), están llenos de tips de organización. Artículos, videos, podcasts, etc, que prometen ayudarte a ser más organizada, productiva, enfocada…

Como soy una nerd de la gestión de tiempo, o como me gusta decirle de cariño, una planner nerd, he probado todos los tips, métodos y sistemas que te puedas imaginar. Hoy te voy a platicar 10 cosas que me han funcionado… y 5 cosas que no.

10 cosas que me han servido para organizarme:

 

1. Conocerme.

Desde que era niña, siempre me han dicho que soy muy lenta. PARA TODO. Como lento, me visto lento, trabajo lento, corro lento. (En el kínder perdía todas las carreras que hacíamos en clase de deportes. TODAS). (También pierdo las carreras cuando juego Mario Kart, pero eso no es por lenta, sino por mala en los videojuegos). El caso es que siempre necesito más tiempo que otros, en general para cualquier cosa.

Conocerme y saber que necesito más tiempo, me ayuda a destinarle el tiempo necesario a cada cosa. (Aunque parezca más tiempo “de lo normal”). Conocerte es importante porque cuando conoces tus tiempos, los planeas mejor… y cuando planeas mejor, te organizas mejor.

2. Aceptarme.

Eso de que me dijeran que soy “lenta”, siempre me pegó mucho en mi ego. Me chocaba que me lo dijeran y me chocaba ser así. Siempre quise ser como mi mamá, que es más rápida. Algo que a mí me toma media hora, a mí mamá le toma dos minutos. (No sé cómo le hace).

Como quería ser como ella, intentaba ser como ella. Yo pensaba que sólo era una cuestión de proponérmelo, entonces cuando planeaba, no lo hacía considerando mis tiempos reales, sino los tiempos que quería tener.

El no aceptarme y organizarme de acuerdo a como quería ser, en lugar de como era, siempre afectaba mis planes. Una vez que aprendí a aceptarme, pude organizar mi vida mucho mejor porque le doy a cada cosa el tiempo que necesita. (¡Y sin juzgarme!)

(Hoy ya sé que no soy lenta, sino de energía baja, lo cual me ha ayudado a aceptarme todavía más. La energía alta y baja son dos conceptos que enseño en mi curso Tiempo para ti. Si te gustaría saber qué tipo de energía eres, te puedes inscribir aquí).

3. Imaginar el futuro.

A veces tienes sueños y metas, pero cuando no los haces conscientes, no puedes planear para ellos. Si en tu futuro imaginas un año viviendo en el extranjero, por ejemplo, puedes meter en tus planes empezar a tomar clases de otro idioma. Si no imaginas, no puedes planear para lo que imaginas. Y si no lo planeas, no sucede.

4. Aceptar el presente.

Tampoco te claves demasiado planeando para el futuro, porque entonces tu vida actual se va a volver un relajo. Tienes que hacer un espacio en tu tiempo para tus escenarios futuros, pero la mayor parte de tus planes deben ser dedicados a tu presente.

Conoce cuáles son tus circunstancias actuales y, sobre todo, acéptalas. Desde esa aceptación, organiza tu tiempo. Para vivir la vida que quieres, tienes que organizarte alrededor de la vida que tienes.

5. Saber qué es lo que quiero.

Cuando no sabes qué es lo que quieres, le dices que sí a todo. Cuando le dices que sí a todo, te llenas de pendientes y compromisos. Cuando te llenas de pendientes y compromisos, es mucho más difícil organizarte.

Ten siempre bien claro qué es lo que quieres para tu vida; organízate alrededor de tu visión de vida y di que no a todo lo que esté fuera de esa visión. Vas a ver cómo se libera muchísimo espacio en tu agenda.

6. Una agenda “de doctor”.

Hay un capítulo de Friends en el que los amigos se van de viaje a Londres. Cuando están turisteando por la ciudad, Joey saca su mapa, lo pone en el piso y se pone de pie sobre él.

Ante las miradas confundidas de sus amigos, les explica que la única manera en la que puede leer un mapa es si “se mete a él”.

Literalmente se mete al mapa.

Mi cerebro es igual. También tengo que meterme al mapa. Como soy muy visual, necesito ver las cosas tal como son.

Cuando de agendas se trata, me pasa lo mismo. Necesito poder visualizar mi tiempo tal como es.

Las agendas “de doctor”, o sea las de citas, las que tienen todas las horas de cada día marcadas, son las que mejor me funcionan, porque me permiten muy claramente visualizar todas las horas de la semana, qué va primero, qué va a después, y cuánto espacio de mi semana va a ocupar cada actividad en cuestión de tiempo.

La Gestión de Tiempo Centrada en Ti se trata de organizarte como A TI te funcione. Piensa cómo procesas información y, de acuerdo a eso, elige tu agenda.

7. Horarios como de primaria.

Lo mismo que con el ejemplo anterior, los horarios como de primaria me permiten visualizar muy claramente mis bloques de tiempo. Esos horarios funcionan muy bien porque te permiten jugar con tu tiempo como si fuera un rompecabezas y acomodar las piezas de la mejor manera posible.

De hecho, en mi curso Tiempo para ti, les enseño cómo hacer su horario semanal, el cual les ayuda muchísimo para hacer sus sesiones de planeación semana a semana 🙂

La verdad es que el mapa de mi semana es mi herramienta favorita para organizarme 🙂

8. Etiquetas neón o plumones marca-textos.

Hay un capítulo de How I met your mother (¿se nota que me gustan las series?), en el que Barney Stinson (el mujeriego de los amigos), se pone un traje plateado que brilla. Como de rin cromado.

Cuando sus amigos le hacen burla de su traje, Barney les explica que las mujeres son como peces: les atraen los objetos brillantes.

(OK, es mujeriego y un poco misógino).

Según Barney, su traje plateado va a atraer a las mujeres igual que un foco atrae a un mosquito, o algo brilloso atrae a un pez en una pecera.

La mayoría de los rollos que se echa Barney no son ciertos, pero, al menos en mi caso, eso de los objetos brillantes es 100% verdad. Cuando voy a una papelería, por ejemplo, me llaman la atención la brillantina, los papeles metálicos y las estampas que brillan o tienen colores neón.

Por eso, las etiquetas neón y los plumones marca-textos me funcionan muy bien para resaltar actividades importantes en mi agenda.

Cuando tengo mis planes semanales, subrayo las prioridades de cada día; así, cuando abro mi agenda, las cosas subrayadas o marcadas con una etiqueta son las primeras a las que pongo atención.

9. POST-ITSSS

Similar al uso de marca-textos, uso post-its para cosas que quiero que llamen mi atención, aunque casi siempre los uso fuera de mi agenda.

Cuando hay una actividad que quiero asegurarme de hacer primero, pongo un post it en la pantalla de mi computadora. Cuando me siento a trabajar, es lo primero que veo.

(En realidad tengo muchos usos diferentes para los post-its, si quieres saber otras formas en que los uso, puedes ver este video. El video es parte de una transmisión en vivo que hice en el grupo privado de Facebook para mis alumnas de Tiempo para ti)

10. Saber perdonarme.

Antes, me recriminaba muchísimo por las cosas que no hacía, o cuando no seguía mis planes al pie de la letra.

Te recriminas porque sientes que estás siendo exigente contigo misma, y crees que esa es la manera de cumplir objetivos. La realidad es que recriminarte es contraproducente.

Cuando te recriminas, le das demasiadas vueltas a las cosas y te quedas en el pasado. En lugar de organizarte para ver cómo vas a resolver el tema o tomar acción, sigues dándole vueltas a l0 que ya sucedió, o no sucedió.

Llega un punto de la vida en el que debes dejar de darle vueltas a lo que no hiciste y mejor decidir qué vas a hacer. Cuando te perdonas, sueltas el pasado y te enfocas en lo que sigue. Eso que sigue es lo que te sirve para planear.

5 cosas que no me han servido para organizarme.

 

1. Las apps de organización.

Suena contradictorio, pero es verdad, nunca me han servido las apps porque me es mucho más fácil organizarme en papel que en un dispositivo digital. Pero como te dije al principio, el chiste de la Gestión de Tiempo Centrada en Ti es que funcione para lo que TÚ necesitas.

Para equipos de trabajo, por ejemplo, los dispositivos digitales funcionan muy bien porque puedes sincronizar y compartir calendarios. Tengo una amiga, por ejemplo, que comparte un calendario digital con su esposo.

A mí me funciona mejor el papel… ¿qué te funciona a ti?

2. Las agendas de vista semanal en formato horizontal.

¿Qué qué?… ¿y esas cómo se comen?

Las agendas de vista semanal con formato horizontal son estas:

Imagen del Happy Planner de MAMBI.

No me funcionan, porque como te platiqué, soy como Joey Tribbiani. Necesito “meterme al mapa”. Soy muy visual y las agendas de formato horizontal no me permiten visualizar mi tiempo claramente.

Por eso me funcionan mejor las agendas “de doctor”. Si eres más de dispositivos digitales, la vista semanal de iCal o Google Calendar funciona muy bien.

(… y es compatible con Tiempo para ti 😉

3. Desvelarme.

Cuando te desvelas, al siguiente día estás muy cansada. Cuando estás muy cansada, no eres igual de efectiva.

Una parte importante de organizar tu tiempo es PLANEAR, pero otra gran parte es EJECUTAR. Si no ejecutas tus planes, de nada sirven. (Estar cansada tiene un impacto negativo en la ejecución de tus planes).

4. El “pretty planning”.

Recientemente, descubrí en youtube el mundo del “pretty planning”, que básicamente es planear con stickers, agendas bonitas, plumones y plumas de colores.

Ya me conoces, me ENCANTAN las cosas de papelería. AMO las stickers y las plumas de colores. Pero cuando de planeación se trata, es más importante que sea funcional a que se vea bonito.

Cuando tengo tiempo, me gusta hacer “bonitos” mis planes semanales. Ponerles stickers, códigos de color, etc. Pero hay veces que mis planes semanales son garabatos, letra fea y pluma de un solo color.

Cuando me ponía la presión de que mi agenda SIEMPRE se viera bonita, dejaba de planear las semanas que no me iba a dar tiempo de poner stickers. Y pues, dejar de planear sí que no es funcional.

5. Los tips de organización.

Ya sé, también suena contradictorio (sobre todo con este artículo), pero esto es a lo que me refiero: la mayoría de los tips de organización son demasiado específicos, como por ejemplo: todas las noches, antes de dormir, haz tu plan para el día siguiente.

El problema de los tips tan específicos es que no le funcionan a todo mundo, porque todas las personas del mundo son diferentes. Por eso prefiero los tips del tipo “perdonarte”, porque eso funciona para todas las personas, a su manera.

Creé el método de Gestión de Tiempo Centrada en Ti cuando me di cuenta de que todo mundo necesita aprender a organizar su tiempo, pero no a todo mundo le funcionan las mismas cosas.

Tomar el control de tu vida empieza por tomar el control de tu tiempo. Me apasiona ayudarte a hacerlo, pero de una manera que te funcione a ti, te sirva a ti, te haga sentir plena, y sobre todo, te ponga a ti al centro de tu vida.

Si quieres aprender a organizarte usando el método de Gestión de Tiempo Centrada en Ti, te recomiendo mucho inscribirte a mi curso Tiempo para Ti. Las inscripciones están abiertas, y estarán abiertas hasta el 21 de marzo 🙂

Con todo el cariño del mundo,

 

Comparte en:

¿Te gustó este artículo? Suscríbete para recibir los artículos nuevos y contenido exclusivo.

¡Quiero suscribirme!
Comentarios:

Deja un comentario

*Los campos requeridos se marcan con asterisco. Tu mail no se mostrará en los comentarios.